El domingo 18 de abril una delegación de nuestra parroquia fue a la capilla polaca para participar en la misa por los fallecidos en trágico accidente aéreo ,que había ocurrido el 10 de abril próximo pasado, en horas de la madrugada.

Este día, 96 personas, entre ellos el presidente de la republica de Polonia Lech Kaczynski, su esposa, diputados, oficiales del estado, ministros, dirigentes del ejército, un obispo, y sacerdotes católicos, ortodoxos y evangélicos, estaban a bordo del avión que se dirigía hacia Rusia a Smolensk. Ahí se encuentra un aeropuerto militar que los iba a recibir.

El motivo de este viaje fue muy especial, tanto como las personas que estaban arriba del avión, pues hace 70 años el gobierno ruso por orden de Stalin había matado casi 22.000 polacos. Que en su mayoría eran soldados que defendían su país contra los nazis, pero también profesores, médicos, profesionales, es decir la flor de la inteligencia polaca. Y no se trataba solo de recordar las victimas de genocidio en Katyn (a unos kilómetros de Smolensk), un lugar donde muchos de ellos están ¨enterrados¨, pero sobre todo luchar por la verdad y justicia, pues Rusia nunca quiso reconocerse responsable por esta matanza. Cuando se descubrió este genocidio, primero intentaron echarle la culpa a los nazis, luego imponiendo en Polonia el comunismo prohibieron hablar de esto.La noticia desapareció de los libros y si alguien públicamente tocaba el tema estaba en graves problemas. Pero la maldad nunca puede vencer a la verdad, entonces, los polacos se transmitían esa verdad , en el silencio de sus casas, para que después de la caída del comunismo proclamarlo en voz alta y exigir justicia.

El camino para llegar a esto fue doloroso, este trágico y doloroso día, el presidente de Polonia iba a pedir una vez más el reconocimiento de la verdad, ¨ Pues somos cristianos , decía, y sabemos que la paz y reconciliación se construye en el fundamento de la verdad.

Hoy llorando sobre las tumbas de mis compatriotas, puedo decir que hay esperanza que haya una reconciliación en la verdad entre dos naciones. Se presentan los signos que permiten decirlo. Lo que los políticos no han logrado durante años con sus palabras, lo esta logrando el presidente Lech Kaczynski con otras 95 personas que parecen ser el argumento mas fuerte, dieron la vida por la causa… Estas son unas delas últimas palabras del presidente de Polonia:

  ¨Katyn es una herida muy dolorosa en nuestra historia, pero también por muchos años enveneno las relaciones entre Polonia y Rusia. Hagamos todo, para que esta herida se pueda cicatrizar.(…).Por este camino que acerca nuestras naciones tenemos que seguir sin pararnos y sin retroceder.¨

- LECH KACZYNSKI a las familias de los asesinados en Katyn -

  P. Mariusz Bosek omi

 

 

 

 

 
Todos los Derechos reservados a Parroquia Nuestra Señora de los Dolores y San isidro Labrador - Libertad -Uruguay - 2010