ROY HARLEY había contado su experiencia de los 72 dias vividas en los andes. Este muy rico testimonio fue recibido por muy numerosos oyentes de todas las edades. no voló ni una mosca mientras el hablaba... eso puede ser el comentario más breve que demuestra el interes de los que concurrieron. Despúes de su exposición Roy contestaba algunas preguntas que reflejaban la curiosidad y sobre todo las inquietudes de muchos seres humanos, es decir preguntas acerca de la muerte y sufrimiento de los seres queridos. El invitado subrayaba que como creyente logra ver todos estos hechos con esperanza y han sido para el una enorme enseñanza para la vida. La reunión fue organizada por PROPUESTA JÓVEN, un grupo de jóvenes que buscan de ayudar a crecer en valor a los chicos a traves de deportes y con este motivo presentaron un programa para Libertad.

¿Dios, el culpable?
Uno de los grandes conflictos internos del hombre, frente a una situación de tragedia, es la necesidad de encontrar un culpable.
Enloquecerse pensando qué hubiera pasado si tal o cual cosa. o
hundirse preguntándose: ¿por qué tuvo que pasarme esto a mí?, ¿por
qué Dios pudo permitir semejante catástrofe? En estas encrucijadas
la fe tambalea fácilmente. Sin embargo, cuando roberto habla del
accidente, no comparte esas ideas. “En la montaña era la naturaleza
la que nos había despojado de todo. No es como cuando te agreden
o te raptan, que podés focalizar todo tu odio en alguien. Allá era el
Hombre y la Naturaleza. Quizás podríamos haber culpado a los
pilotos, pero en esos momentos de tanta crisis no personalizás. ¡El
piloto también era el que nos podía salvar! ¿Si culpé a Dios? No. Y no
por un tema de fe. Era el temor a Dios, el temor al destino. Cuando la
naturaleza te somete, necesitás a Dios. Cuando el hombre oye un
trueno, se asusta y llama a Dios. Eso sí, es un Dios muy diferente al de
esta sociedad de plenitud en la que vivimos”
. (Roberto Canesa en una de las entrevistas)

Esperamos los echos de este encuentro para poder publicarlos...

aqui podrán las fotos

 

 

 

 

 
Todos los Derechos reservados a Parroquia Nuestra Señora de los Dolores y San isidro Labrador - Libertad -Uruguay - 2010