MISIÓN EN LA PARROQUIA DE LIBERTAD

Del 31 de enero hasta el 8 de febrero de 2010 en la Parroquia de Libertad se realizó una misión. Contamos con la presencia de Jóvenes sin fronteras, un grupo de paraguayos, jóvenes y adultos vinculados con Cursillo de Cristiandad, que por medio de P. Marcos Rivarola omi nos hicieron la propuesta de misionar en Uruguay.

A parte de los paraguayos en la misión estaba presente Daniel Wielgórski, un joven de Polonia, y Giuseppe Calderone de Italia, que es un seminarista oblato, que esta haciendo en Uruguay su práctica pastoral. Ni hablar que se sumo también un buen numero de locatarios, adolescentes, jóvenes y adultos.

Las actividades de estos días se fueron desarrollando en tres zonas: en la Ciudad de Libertad, Puntas de Valdez y Kiyú.

Vamos a publicar acá como se fue desarrollando la misión en distintos lugares, luego presentaremos los testimonios y novedades.

TESTIMONIOS

"A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota" (Madre Teresa de Calcuta)

Si me hubiesen dicho tres meses atrás que un relato mío se va a publicar en el sitio web de la parroquia de Libertad como uno de los tantos testimonios de fe cristiana que existen yo hubiese contestado que eso es imposible de que ocurriese, pero como para Dios no hay nada imposible, aquí estoy, tratando de escribir mi humilde y corta vivencia personal con el objetivo de que pueda servir de ayuda para alguna de las tantas almas perdidas que como yo alguna vez, se esconden y no permiten ser encontrados.

Como se puede deducir era uno de los tantos hombres que se dicen  de si mismos ateos, estrictamente materialistas existencialistas convencidos de que la fe era algo antiracional, que el espíritu era consecuencia de la imaginación del pensamiento humano y que esa entidad a la cual llamaban Dios que se hizo carne en la figura de Jesús era producto de la creencia popular.

Todo este pensamiento vacío e indiferente carente de toda forma de amor y tolerancia era lo que tristemente pensaba ,hasta que muy despacio y lentamente fui sintiendo la necesidad de ser encontrado, de ser guiado y de que mi corta vida terrenal tuviese un sentido y me fui dando cuenta de que la fe es una necesidad inherente al ser humano que nos permite creer ciegamente en nuestro único Dios y creador, de que el espíritu es una entidad propia del hombre la cual hay que cultivar y madurar eternamente ya que trasciende nuestra existencia terrenal; y lo mas importante es que me di cuenta  que DIOS ES REAL, que en verdad existe y que es amor ,compasión ,perdón y misericordia infinita, el cual envió a su único hijo Jesús nuestro Mesías, a la tierra para ser crucificado y así salvarnos del pecado y librarnos del mal.

Porque Jesús es el que muestra el camino perfecto para la felicidad, un sentimiento que había perdido y hoy como miembro de la Iglesia de Cristo volví a encontrar.

Por eso doy gracias y le pido a Dios que me de fuerzas para seguir en el camino, para no dejarme caer en tentación y para librarme del mal por que soy débil y un pecador que en la verdadera Iglesia de Jesús, la Iglesia Católica ,tiene su lugar para poder ser mejor persona y junto al prójimo poder contribuir con su "granito de arena" a la humanidad hija de Dios ,para que  así algún dia con mi alma misionera sentir que mi vida tuvo sentido y poder en el final descansar en paz..... que así sea.

EMILIANO GARCIA

MISIÓN EN KIYU

 

Dios me llamó a compartir una semana fantástica!!!!

Fue en Kiyú en los días calurosos de febrero que junto a un pequeño grupo de misioneros (6) y gente de la zona pude vivir con alegría la presencia de Jesús en cada instante.

Este grupo de misioneros paraguayos (5), italianos (1) fueron el “despertador” de algunos corazones dormidos, golpearon muchas puertas.

Algunas ni siquiera les fueron abiertas, pero donde les abrían con mucha alegría, serenidad y calidez fueron dejando un mensaje de la Palabra de Dios.

Compartimos experiencias con cada habitante de las casas de la zona rural visitada. Allí éramos recibidos con gran entusiasmo y muy agradecidos a los misioneros de su trabajo.

Se hicieron encuentros con niños de Kiyú y zonas cercanas (Mauricio y Sta. Paula) donde mediante juegos, canciones y diferentes actividades se logró un ambiente de cordialidad propicio para dejar el mensaje de que siempre podemos abrir nuestro corazón al gran amigo Jesús.

También concurrieron a los encuentros de adultos, vecinos de la zona y ocasionales veraneantes, así se lograron momentos de reflexión y cambio de ideas que hicieron muy amenos esos ratos.

Cada uno de los misioneros y quienes los acompañamos durante las visitas (Graciela, Fernanda, Eliana, Juan Manuel y yo) vimos lo importante de llevar a cada persona la palabra de Dios, a través de la lectura bíblica o del testimonio de cada misionero.

Esta misión 2010 en la zona de Kiyú a sido un “disparador de semillas” que TODOS, los misioneros en esa semana y los lugareños por siempre debemos cuidar y fortalecer.

Que sea éste el compromiso con esta comunidad a la cual Dios le regaló un lugar inigualable para vivir.

Desde aquí un agradecimiento a todos quienes colaboraron he hicieron posible que esta misión se realizara. Y un agradecimiento especial a Salvador, Andresa, Laurita, Lucía, Paolo y Pepe porque con ellos y en ellos reconocí la presencia de Jesús en cada cosa y cada momento compartido.

Han sido un regalo que me envió Dios y un ejemplo a seguir.

Y como decía Carlos (un amigo de la zona) esta fue UNA EXPERIENCIA INOXIDABLE!!!!

SUSANA PRIETOS

 

 

 
Todos los Derechos reservados a Parroquia Nuestra Señora de los Dolores y San isidro Labrador - Libertad -Uruguay - 2010